Matemáticas manipulativas en E. Infantil (Salesianas Sant Andreu)

APRENDEMOS HACIENDO

“Me lo dijeron y lo olvidé, lo vi y lo entendí, lo hice y lo aprendí”  CONFUCIO

Educar para vivir y convivir en nuestro mundo actual implica educar alumnos con pensamiento crítico, capaces de razonar, de relacionar conocimientos y de hacer del ensayo-error una manera de avanzar.

Según el currículo de Educación Infantil, el desarrollo de las capacidades y su interrelación debe permitir a los niños y niñas crecer integralmente como personas en el mundo actual, con un aprendizaje continuado y progresivo, que seguirá en la etapa de educación Primaria con el desarrollo de las competencias básicas.

Según Piaget, la buena pedagogía debe enfrentar al niño a situaciones en las que experimente, en el más amplio sentido de la palabra lo siguiente: probar cosas para ver qué pasa, manejar objetos, manejar símbolos, plantear interrogantes, buscar sus propias respuestas, reconciliando lo que encuentra en una ocasión con lo que encuentra en otra, comparando sus logros con los de los otros niños.

Con esta nueva propuesta matemática, creamos ámbitos de trabajo que ofrecen a nuestros alumnos la oportunidad de participar activamente en su aprendizaje y convertirse ellos mismos en protagonistas. Partimos de una perspectiva constructivista, en la que el mismo niño, desde la manipulación y la experimentación, es capaz de ir formando su conocimiento. Los maestros planificamos los objetivos según la estructura jerárquica, basada en la Taxonomía de Bloom, es decir, teniendo en cuenta las habilidades del pensamiento más sencillas para ir avanzando en habilidades del pensamiento más complejas.

20170208_102732

En cuanto a la distribución del trabajo en el aula, destacan tres momentos importantes:

– En un primer momento se presenta a los alumnos el material tangible. Los niños juegan libremente, barajan, tocan, hacen hipótesis, relacionan,… de esta manera, a través del juego y la manipulación libre, los niños se sienten motivados y se potencia la creatividad.

– En un segundo momento la maestra hace de guía. Formula preguntas, hace que el alumno se plantee hipótesis, provoca que surjan dudas, cuestiones, intereses… siguiendo las pautas y las indicaciones que sugieren Constance Kamii y Rhetia Devries en el libro El conocimiento físico en la educación preescolar. Implicaciones de la teoría de Piaget.

– En un tercer momento tiene lugar una reflexión y una autoevaluación para saber: ¿Qué hemos aprendido?, ¿Cómo lo hemos hecho?…, utilizando diferentes lenguajes (oral, escrito, musical, matemático, visual y plástico.) que ayuda al alumno a integrar los conocimientos.

20170208_102803

Con este tipo de propuestas, se potencia la reflexión a través del diálogo, que se lleva a cabo antes, durante y después de la actividad, para analizar lo que se ha aprendido, cómo se ha aprendido. Está comprobado que la práctica sistemática de la metacognición es esencial en el proceso de aprendizaje

Siguiendo esta manera de hacer, conseguimos que nuestros alumnos sean partícipes de su aprendizaje.

20170208_103537