Inteligencia emocional en Educación Infantil (Salesianas Terrassa)

La educación emocional es un proceso educativo continuo y permanente que pretende potenciar el desarrollo de las competencias emocionales como elemento esencial del desarrollo integral de la persona, para así capacitarlas para afrontar mejor los retos que se le plantean en la vida cotidiana.

La educación emocional se practica mediante metodologías vivenciales y participativas que provienen de la experiencia personal del niño o la niña, de su entorno y de sus necesidades. Vivir con los niños su día a día nos puede ayudar a poner nombre a sus sentimientos y emociones, así como a reconocer las propias emociones y las de los demás.

IMG_20170511_120648

Goleman (1995) define la inteligencia emocional como “la capacidad para reconocer los propios sentimientos y los ajenos, de auto motivarnos y de manejar de forma positiva nuestras emociones, sobre todo las que tienen que ver con nuestras relaciones humanas”. La inteligencia emocional es para él una forma de interactuar con el mundo que tiene en cuenta los sentimientos, y engloba habilidades como el control de los impulsos, la autoconsciencia, la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la empatía, la agilidad mental, etc., que configuran rasgos del carácter como la autodisciplina, la compasión o el altruismo, indispensables para una buena y creativa adaptación social.

Para conseguir que un niño crezca, en toda la dimensión de la palabra, no es suficiente la adquisición de conocimientos. Generar un clima emocional positivo también influirá de forma decisiva en su desarrollo. Si la educación debe de ser un proceso de aprendizaje para la vida, las emociones son muy importantes y debemos tenerlas en cuenta.

Hay una frase de Aristóteles que me gusta mucho “Educar la mente sin educar el corazón, no es educación en absoluto”.

IMG_20170517_115656

¿Y qué son las emociones?

La emoción es un proceso que se activa cuando el organismo detecta algún peligro, amenaza y desequilibrio con la finalidad de poner en marcha recursos que se encuentran a su disposición para controlar la situación. (Fernández-Abascal y Palermo, 1999)

Las emociones básicas son el miedo, la rabia, la alegría, la tristeza…

Trabajar la inteligencia emocional en el aula tiene muchos beneficios, como por ejemplo:

  • Disminuir la ansiedad.

  • Control del estrés.

  • Gestión de los conflictos.

  • Mejora la autoestima.

  • Más éxito académico.

  • Aumenta la tolerancia a la frustración.

  • Equilibrio emocional.

  • Menos conflictividad.

  • Mejora las habilidades sociales.

  • Más salud mental.

  • Mejora la empatía.

En nuestro centro trabajamos la educación emocional en la etapa infantil a partir de diferentes dinámicas que nos ayudan a identificar las propias emociones (¿Cómo me siento?), comprenderlas (¿Por qué me siento así? ¿Cómo creo que se siente el otro?), expresarlas (¿Me gusta sentirme así?), controlarlas (¿Cómo puedo controlar lo que siento?) y, finalmente, gestionarlas. (¿Qué puedo hacer para cambiar y sentirme mejor?)

IMG_20170519_125521

En P3 nos adentramos en el mundo emocional a partir de los títeres i los cuentos. Los cuentos también son un recurso para hablar de las emociones y los sentimientos. Nos ayudan a establecer diálogos muy enriquecedores, interpretando como se sienten los personajes, que les ha pasado, como han actuado…

También podemos aprovechar el juego para el trabajo de las emociones. Realizar actividades como por ejemplo pedirles que dibujen como se sienten, que se pinten la cara con la emoción que sienten, que hagan una representación teatral o con mímica diferentes emociones…

IMG_20170511_190622

En P4 trabajamos las emociones a través del arte. Trasmitir la idea que no hay emociones buenas y malas, sino que todas son válidas, lo importante es saber gestionarlas.

En P5 hablamos y dialogamos sobre nuestras vivencias y aprendemos a resolver los conflictos. En el aula es importante trabajar la empatía para poner en práctica y desarrollar la conciencia emocional. Dedicar tiempo al trabajo emocional, que a veces significa aparcar lo que se está haciendo para aprovechar aquella situación para hablar de lo que ha pasado y como se han sentido los implicados en la situación.

Anuncios